Un estilo puro de vida - Filosofia

Todos devotos iniciados del movimiento Hare Krishna hacen el voto de seguir los cuatro principios regulativos:

No juego de azar

En la conciencia de Krishna, uno trata de purificar su mente para hacerla clara y estable para la realización espiritual. Pero el juego de azar la hace mas turbulenta y agitada. Uno comienza a pensar: ¿Cuáles son mis oportunidades? ¿Cuánto puedo ganar? ¿Qué haré con lo que gane?
Aún cuando uno simplemente juega por el hecho de jugar, jugar aleja a la mente de pensar en el propósito verdadero de la vida.

No intoxicación

No drogas, no alcohol, ni siquiera café, té, o cigarrillos. El mundo ya está bastante inmerso en la ilusión, codicia, poder falso y ego falso. El devoto de Krishna quiere ser sensato y sobrio. 
Las drogas como sustancias materiales son inútiles para la realización espiritual. Ellas pueden expandir la mente, pero no pueden liberarla. Ellas pueden ponerlo a uno arriba, pero tarde o temprano te uno experimentará el bajón. 
El ser interior es por naturaleza alegre. Así nosotros no necesitamos ninguna cosa material para sentirnos feliz. Simplemente necesitamos purificarnos y descubrir la felicidad que ya está allí.

No comer carne

No carne, pescado ni huevos. Los devotos de Krishna evitan violencia inútil. Ellos ven a otras criaturas como seres vivientes espirituales. Aunque estas criaturas pueden ser menos inteligentes que nosotros, ellos son también hijos de Dios, nuestros hermanos y hermanas. Así, ¿por qué deberíamos matarlos? Si un niño estuviese por matar a un hermano menos inteligente ¿Usted piensa que el padre estaría complacido? 
Por las leyes sutiles del karma, el sufrimiento que uno ocasione a otros seres viventes, volverá de regreso a uno.
Por el arreglo de la naturaleza nosotros tenemos una abundancia de frutas, vegetales, granos y productos de leche. Por lo tanto deberíamos estar contentos con esto y ser felices.

No sexo ilícito

Todo tiene su lugar, y eso incluye sexo. Cuando el sexo tiene lugar dentro de el casamiento, y con el objeto de tener niños, eso está bien. Uno acepta el placer y la responsabilidad.
De otra manera, el sexo trae enredo, explotación, frustración e ilusión. Para el adelanto espiritual uno quiere simplificar su vida y poner la mente y sentidos bajo su control.
Ser moderado con respecto al sexo es muy beneficioso.


top